Banner Superior

Trujillo, un tesoro de Honduras

 

 

 

 

Trujillo es un nombre conocido por todos los hondureños pero también es un destino desconocido para la mayoría, un lugar con una historia que conecta el viejo y el nuevo mundo, tesoros de otro mundo.
A la izquierda la bahía de Trujillo, a la derecha la Laguna de Guaimoreto, al fondo el Mar Caribe, foto tomada desde Capiro y Calentura por Yamil Gonzales
Los españoles y Trujillo
Dentro de la historia mundial y de América continental, el área de Trujillo es el primer registro de contacto español con el continente, Punta Caxinas el primer lugar donde ellos pusieron su pie fue el principio de siglos de ocupación, convirtiendo a Trujillo como la capital de la Provincia de Honduras, lugar donde construyeron una fortaleza para defenderse de otros europeos con quienes competían por las riquezas encontradas.

Tesoros en los mares
La selección de Trujillo como capital de la provincia estuvo influenciada por la profundidad de la bahía, una de las más profundas del continente, resguardo natural que les permitía protegerse de los huracanes de la zona y navegar con seguridad.
Es muy probable que los españoles supieran de la riqueza bajo las aguas, de la que no se pueden llevar, tesoros que hoy permanecen como recuerdo que no hay nada mejor que lo hecho en casa.

Cayo Blanco, uno de los secretos mejor guardados de Trujillo se encuentra a 3 kilómetros de la comunidad garífuna de Santa Fe, Trujillo, un arrecife rico en diferentes tipos de corales, abanicos de mar, cuernos de ciervo, langostas y cientos de especies de peces que se pueden apreciar aún desde fuera del agua ya que las aguas son completamente cristalinas.

El banco de estrellas de Trujillo – Foto de Banana Coast
Una experiencia única es el Banco de Estrellas, al cual puede llegar con la ayuda de los lancheros de Trujillo, cientos de estrellas en comunidades llenas de vida, armonía de movimientos lentos y de colores, un tesoro donde el dicho “ver y no tocar” es el mejor consejo de conservación.

Un enorme criadero de vida – Foto de La Prensa
Manglares que actúan como guardería de miles de seres vivos que ven en lo intrincado de las raíces el resguardo contra los depredadores, canales en medio de los manglares de la Laguna de Guaimoreto, un santuario de aves, peces y moluscos, donde el manatí podría ser avistado si usted tiene suerte.

No necesita ni dron ni avión – Foto de Banana Coast
Pero para ver la impresionante bahía no necesita ni dron ni avión, un paseo por los guardianes de la bahía, Capiro y Calentura, dos enormes montañas que son parte de un parque nacional, Capiro y Calentura se encuentran inmediatas a la ciudad de Trujillo y desde las alturas podrá obtener vistas privilegiadas desde donde podrá ver hasta las Islas de la Bahía, el camino también es una aventura porque también podrá recorrer “caminos reales” que son calles de piedra construidas en la época del arribo de los españoles, todo lo anterior en un ambiente lleno de naturaleza que le encantará.
Y conste que esto no es todo, es mucho más, además que la gastronomía y el sabor de lo hecho en casa, le fascinará.

Fuente: https://hondurasisgreat.com/trujillo-tesoros-honduras/